Historia

En 1962 Inés Fernández Madero, Valeria Molina Pico y Mary Fernández Madero, iniciaron juntas un recorrido comprometido con la educación, el conocimiento y la formación en valores bajo la advocación de Santa Teresa de Jesús.
Miss Inés, Miss Valeria y Miss Mary, pusieron en marcha un proyecto que les permitió transformar sus deseos en hechos enriquecedores para la comunidad de Tigre de la cual formaban parte. El esfuerzo y la voluntad constituyeron los pilares de un trabajo constante que aún hoy continúa creciendo.
A lo largo de todo este tiempo transcurrido se presentaron nuevos desafíos. El número de alumnos y de familias se multiplicó por lo que fue necesaria también la ampliación del espacio físico así como la incorporación de maestros, profesores y directivos y tantas personas que día a día hacen que nuestro Colegio sea lo que es.
El Colegio abre sus puertas el 2 de abril de 1962 y el espacio original se fue transformando a lo largo de los años desde sus inicios en la casa de la calle Colón, luego Lavalle, Vicente López, Pirovano, hasta llegar a Santa María donde desde 1998 funciona el Campo de Deportes.

El 15 de Agosto de 1979 muere Miss Inés, alma y corazón del Colegio dejando una huella imborrable hasta el día de hoy. Su sueño de inaugurar el Colegio Secundario se hace realidad en 1980.
En 2002 el Colegio Secundario inaugura su actual sede en Santa María y también lo hacen desde 2008 el Colegio Primario y Jardín. Nuestros ex alumnos –ya ha llegado la tercera generación- nos gratifican, manteniendo un estrecho vínculo con el Colegio, regresando para desempeñarse como maestros, profesores y directivos o eligiéndolo para educar a sus propios hijos. En 2012 el Colegio festejó sus “50 años educando”. Desde sus comienzos hasta hoy, los ideales iniciales perduran: el valor del estudio como base del crecimiento intelectual, el acompañamiento en la Fe de los alumnos y de sus familias, el incentivo en el aprendizaje del idioma Inglés, el impulso dado a los deportes y a los intercambios nacionales e internacionales y, sobre todo, la certeza de que una formación integral solo puede alcanzarse dentro de un ambiente en el que el aporte de cada uno resultan indispensables. Extracto del libro editado en conmemoración del 50 Aniversario del Colegio en Octubre de 2012